¿Cuál es tu enfoque al adorar?

¿Cuál es tu enfoque al adorar?

Hay una línea muy delgada entre hacer las cosas para Dios y para el mundo. A esa línea yo le llamo “Querer Agradar”.

Algunos quieren agradar a Dios, pero su adoración es “Lo que pueden dar”.
Hay otros que quieren agradar a la gente y su adoración es “Lo mejor de ellos”.

Quizá no entendiste la pequeñísima diferencia entre estas dos.

Cuando Dios dice que algunos de palabra le honran pero su corazón está lejos de El, a qué crees que se refiere?

Yo te digo. A que están queriendo agradar a la multitud con sus cantos y acciones “para Dios” pero, el corazón de estos “ministros” está dirigido por los hombres y no por Dios. Un ministro asi se “siente mal” cuando adora y no se mueve una mosca. Pero un ministro que tiene el corazón pegadito del de Dios, se siente siempre igual; En completa devoción y adoración sabiendo que es un siervo que puede ser utilizado cuando sea por Dios.

Sin importar que se muevan o no, que te miren o no, que se paren o no. La adoración siempre es la misma: Para Dios.

Y nosotros siempre seremos los mismos, los hijos, los siervos, los ministros o como quieras llamarle, pero SIEMPRE, los utilizados por Dios.

Ministros, ¿para quién es toda la alabanza y la adoración? ¿A quien es que nos tenemos que derramar?

¿Ante quien estás ridiendote? ¿Está tu adoración siendo lo que Dios quiere que hagas, o lo que te parezca?

Hoy es un buen día para volver a ser el levita que Dios tanto desea y busca. Volvamos al altar, y esta vez con los ojos fijos en los mismos ojos de Dios.

Kristver Astacio


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *